La capacidad que tienen estos dispositivos para llegar rápidamente a lugares de difícil acceso por tierra, y la posibilidad de que incorporen cámaras que permiten inspeccionar, grabar, o abrir un canal de comunicación cuando sea necesario, o lleven suministros médicos o fármacos si se presenta una emergencia, los han convertido en un recurso muy valioso también para el sector sanitario.

Al igual que la tecnología de telefonía móvil permite que las regiones sin conexión a la línea fija se comuniquen, los drones pueden ayudar a que las personas con malas carreteras, inundaciones y otros problemas de infraestructura también reciban los medicamentos que necesitan.