Mediante la fotogrametría aérea podemos obtener mapas y planos de grandes extensiones de terreno por medio de las fotografías obtenidas, como resultado conseguiremos ortofotos y Modelos Digitales de Elevaciones (MDE) de detalle.

Los vuelos fotogramétricos con drones son muchos más baratos, flexibles y permiten resoluciones espaciales mayores que los vuelos fotogramétricos convencionales. Pero, al igual que en éstos, se requiere una planificación adecuada del vuelo y el uso de herramientas que permitan eliminar las distorsiones geométricas y radiométricas que se producen en la captura de los fotogramas.